Transformación digital de la Sanidad Privada

[Por Penélope Serrano, Jefa de Red en ASISA]

“Internet nos da igual. Eso no va a funcionar”. Esta frase atribuida a Pascal Négre, Presidente de Universal Music en Francia en 2001, nos ha demostrado estar muy alejada de la realidad actual.

Ciertamente, si hace años nos hubieran dicho todo lo que estamos viviendo, posiblemente también habríamos hecho una aseveración similar a la de Négre.

En los últimos años hemos escuchado bastante hablar sobre la transformación del sector asegurador para ofrecer experiencias y servicios digitales a sus clientes que les hagan la vida más fácil.

Pero ¿cómo se está viviendo en los seguros de salud? ¿qué soluciones digitales se están incorporando?

Vivimos unos momentos especialmente difíciles a raíz de COVID-19 donde la atención médica a distancia ha adquirido gran importancia hasta el punto que algunas compañías aseguradoras han ofrecido este servicio gratuitamente a sus clientes. Las videoconsultas facilitan la asistencia en remoto por un profesional evitando que los asegurados tengan que desplazarse. Es un servicio con una demanda al alza sobre todo a raíz del coronavirus. Poder contactar con un médico vía teleconsulta (por teléfono) o videoconsulta (por internet) te ahorra tiempo, te aporta tranquilidad y comodidad sobre todo para servicios que no requieren una atención física obligatoria.

Las apps de salud de las Aseguradoras también están aportando servicios de valor añadido a los clientes. Uno de sus grandes beneficios es que facilitan las gestiones de las pólizas de los asegurados como acceder a sus datos y documentos, localización de centros médicos y hospitales, concertar citas con especialistas, pago de recibos, autorizaciones de pruebas, consultas de informes médicos o de los copagos, etc. Además, algunas apps ayudan a mejorar la salud de sus clientes/pacientes con monitorización de sus actividades o consejos de salud para adquirir hábitos saludables.

El chat médico es también muy útil para poder resolver dudas consultando con diferentes especialistas las 24 horas del día y recibir una respuesta inmediata siempre que estén disponibles, permite recibir orientación y asesoramiento médico, enviar fotos, vídeos e informes.

Las tarjetas sanitarias digitales a las que se pueden acceder desde el teléfono móvil o Tablet son una buena solución si la tarjeta física por ejemplo se olvidó en casa. La búsqueda inteligente en los cuadros médicos también contribuye a mejorar la experiencia del cliente como los chatbots de seguros que son robots de IA (Inteligencia Artificial) y actúan como asistentes virtuales para los clientes con la intención de darles una mejor atención. Pueden resolver preguntas de los asegurados con un lenguaje fácil de comprender estando a disposición de los mismos en cualquier momento.

Con relación a los hospitales y centros médicos privados también están apostando por la digitalización y la incorporación de la última tecnología tanto en el ámbito de la gestión y atención de sus clientes/pacientes como en el ámbito asistencial. Algunos ejemplos de ello son las herramientas integrales de historia clínica electrónica y gestión sanitaria que permiten explotar los datos ayudando a la toma de decisiones, monitorización en remoto de la salud de las personas sin necesidad de acudir al hospital mediante plataformas que combinan big data, inteligencia artificial e internet de las cosas.

Los asistentes de salud virtual que utilizan Inteligencia Artificial para comunicarse con los pacientes, también mejoran la relación con los mismos. Los pacientes digitales valoran mucho las citas online, así como la facilidad de acceso a los resultados de pruebas diagnósticas donde la transformación digital está beneficiando al paciente por su mayor efectividad, eficacia y eficiencia permitiendo establecer tratamientos muy específicos.